carnes vegetales·segundos platos·vegan

Filetes veganos

IMG_20181204_170215.jpg

Cuando comencé mi aventura en el mundo veggie me alimentaba mucho a base de preparados comerciales tipo: hamburguesas de tofu, de seitán, de legumbres… que están muy bien si un día no te apetece cocinar o no tienes tiempo pero, no es lo mejor para un uso diario ya que es caro y no deja de ser un procesado.

Hay mucha gente que piensa que porque lleve la palabra vegetariano o vegano ese producto ya es sano y no es así. Los productos más sanos que existen son los alimentos naturales, aquellos que no han sido procesados de ningún tipo: la fruta, verdura, frutos secos naturales, legumbres…

Entonces ¿Es malo que me coma una hamburguesa vegetal de las que venden en las tiendas? No, simplemente que como todo tienes que encontrar el equilibrio. Por eso llega un momento en que te cansas de tener que comprar las hamburguesas, las salchichas o los filetes ya hechos y te preguntas ¿ Y si los hago yo?, de esta forma sabes exactamente lo que lleva tu comida y sobre todo ahorras.

Al principio me resultó un poco duro: las recetas no salen bien y tienes que practicar mucho, el sabor no es el mismo, la textura tampoco se parece… pero es práctica, tiempo y ganas de aprender. Después de un tiempo me aficioné tanto a crear mis propias carnes vegetales que compro de higos a brevas los productos procesados, pero sigo comprando porque como he dicho es un recurso fácil y rápido si algún día no has hecho la comida.

Y así cree estos filetes veganos, de la necesidad y las ganas de aprender, de enseñar a la gente que no me alimento a base de lechuga y verdura, que puedo disfrutar e incluso más de un segundo plato sin tener un trozo de carne en el plato.

Así que no os de pereza, disfrutar de la cocina y si no sale a la primera hay que volver a intentarlo.

FILETES VEGANOS.

INGREDIENTES: 

  • 100 gr. de gluten de trigo
  • 50 gr, de harina de garbanzo
  • 5 gr. de levadura nutricional
  • 5 gr. de sal
  • 1 cucharada de postre de orégano
  • 1 cucharada de postre de comino
  • una pizca de pimienta
  • unos 140 ml. de agua
  • una cucharada sopera de esencia de humo
  • una cucharada sopera de vino blanco

ELABORACIÓN:

  1. Mezclar en un cuenco el gluten de trigo, la harina de garbanzo, la levadura nutricional, la sal, el orégano, el comino y la pimienta.
  2. En otro cuenco pondremos 100 ml. de agua y echamos la cucharada de esencia de humo y el vino blanco. Mezclamos y vamos añadiendo poco a poco los líquidos en la otra mezcla. Los 40 ml. de agua que nos quedan a parte es para ir echando poco a poco si fuera necesario, ya que dependiendo de la marca de gluten de trigo que se utilice se necesitará más o menos cantidad de agua.
  3. Con la ayuda de las manos vamos formando una bola de masa que será fácil de moldear, se puede pegar un poco a las manos pero no tiene que ser totalmente pegajosa.
  4. Una vez esté todo integrado lo meteremos en la nevera un rato, con unos 20 minutos será suficiente pero, si es más no pasa nada.
  5. Ahora comienza lo que puede ser un poco más laborioso de la receta y que espero poder explicar bien. Cogemos la bola y la dividimos en 6 trozos si queréis filetes grandes, si los queréis mas pequeños dividirla en más trozos.
  6. Con la ayuda de un rodillo de cocina iremos aplastando y estirando cada trozo hasta formar lo que parecerá un filete. La mezcla es muy elástica y tiende a volver a su tamaño así que nos llevará un poco de tiempo estirarla pero vale la pena.IMG_20181204_163141.jpg
  7. Mientras amasamos podemos ir preparando la olla al vapor con el agua para que empiece a hervir y así tenerla lista cuando terminemos de amasar.
  8. Ya están todos los filetes amasados así que toca el momento de ponerlos al vapor, para que no se peguen a la olla colocamos papel del horno como base y luego entre cada filete los separamos también con un trozo de papel de horno. Podéis coger una hoja y dividirla en varios trozos dependiendo del tamaño de la olla. También podéis utilizar en vez de papel de horno papel de aluminio, se envuelve los filetes uno a uno y de esta forma se meten todos juntos. A mi me gusta más con papel de horno ya que intento utilizar tanto el aluminio como el film de plástico lo menos posible. Dependiendo de cuantos filetes os hayan salido ir cocinándolos por rondas.IMG_20181204_163341.jpg
  9. Los cocinaremos al vapor unos 10 minutos.
  10. Cuando ya haya pasado el tiempo si los vais a consumir en el momento solo tenéis que pasarlos por la sartén vuelta y vuelta para que se doren si no, podéis conservarlos una vez fríos en la nevera o meterlos en el congelador.

NOTAS:

No hay mucho más que añadir, si tenéis alguna duda sobre el procedimiento ya sabéis preguntar sin miedo, he intentado explicarlo lo mejor que he podido pero también se que en ocasiones no me entiendo ni yo, jajaja.

Podéis varias las especias al gusto o incluir más.

 

panes·vegan

Pan integral

IMG_20181128_164806_644.jpg

 

El aumento de personas que se preocupan por su alimentación y por saber reconocer qué ingredientes llevan los productos procesados en estos tiempos es más elevado que nunca. Como consumidores estamos en todo nuestro derecho de saber identificar qué alimentos pueden ser más sanos para tomar la mejor decisión al comprar.

Entonces, ¿Todos los productos que nos venden como integrales lo son de verdad?

El pan integral se debe hacer con 100% harina integral pero, si miras muchos de esos panes denominados integrales en los grandes supermercados verás que no es así. Suelen ser mezclas entre la harina integral y la harina de trigo normal, además de que el porcentaje de harina blanca suele ser más elevado que el de harina integral.

Y en las panaderías debemos fiarnos y creer que lo que nos venden como pan integral realmente lo sea.

Por lo visto se está tramitando un cambio en la ley para garantizar la calidad del pan ya que, actualmente se le puede denominar pan integral a todo aquel pan que simplemente esté ¨elaborado con harina integral¨ sin importar su porcentaje.

Nosotros elaboramos desde hace tiempo nuestro pan en casa ya sea integral o de otro tipo. No es nada complicado simplemente lleva un poco de tiempo pero, una vez haces tu propio pan, inundando toda la casa a ese olor de recién hecho no lo volverás a comprar.

PAN INTEGRAL.

INGREDIENTES:

  • 500 gr. harina integral
  • 1 cucharada de levadura de panadero
  • 500 gr de agua caliente
  • 1 cucharadita de azúcar
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • pizca de sal

ELABORACIÓN:

  1. Calentamos el agua, no hace falta que llegue a hervir.
  2. En un cuenco mezclamos la harina, la levadura, el azúcar y la sal.
  3. Añadimos el agua caliente poco a poco y la cucharada de aceite.
  4. Podemos mezclar todo a mano pero ya aviso que esta masa es más pegajosa que compacta. Yo suelo utilizar la batidora con las varillas de amasar a baja velocidad. Si tenéis una panificadora también podéis utilizar el modo amasar.
  5. Amasar durante 5 a 10 minutos. Una vez esté todo mezclado lo dejamos reposar 1 hora, tapando el cuenco con un trapo húmedo en un lugar oscuro, yo lo dejo en el horno.
  6. Una vez pasada la hora volvemos a amasar un poco y lo ponemos en el molde que vamos a utilizar previamente engrasado.
  7. Lo dejamos reposar otros 30 minutos tapado.
  8. De mientras preparamos el horno, solo encendemos la parte de abajo a 200º.
  9. Ya pasado los 30 minutos echamos un poco de aceite de oliva por encima del pan que quede bien repartido y lo metemos en el horno 45 minutos. No abrir el horno nunca hasta que no haya pasado como mínimo 30 minutos.

NOTAS:

Si se amasa a mano dejar que se enfríe un poco el agua ya que os podéis quemar.

Esta receta lleva productos sencillos que cualquier persona puede tener en la cocina. Se puede utilizar harina de trigo integral como de otro tipo de cereal incluso haciendo mezclas de ellos.

Podéis echar semillas de sésamo por encima una vez echado el aceite.

En el último amasado se puede agregar frutos secos para crear por ejemplo pan de nueces, o incluso olivas que quedan genial.

Este pan es muy tierno y va muy bien para hacer tostadas o untar cualquier paté vegetal o dulce que se os ocurra. Mi versión favorita es con peanut butter y mermelada de fresa, muy típico americano.

 

 

guarniciones·vegan

Puré de patata al estilo americano

IMG_20181121_101203_010.jpg

Cuando era pequeña comía muy mal y poco, me pasaba horas interminables en la mesa hasta que me terminaba el plato. Ahora tengo que ponerme freno o acabaría rodando todos los días, ¡jajaja!. Hay que encontrar siempre el equilibrio perfecto, ni ser muy estricto ni tampoco comer sin control. Nosotros en casa solemos llevar una alimentación sana y muy natural, dando prioridad siempre a verduras, frutas y legumbres pero… también nos gustan mucho los dulces, las hamburguesas y las pizzas.

Os digo esto porque amo las recetas americanas, sus tartas, batidos, donuts, chocolatinas… en fin, toda esa comida que debemos comer como se dice “de higos a brevas”.

Esta semana se celebra la festividad americana conocida como acción de gracias, se festeja el cuarto jueves del mes de noviembre y se reúnen amigos y familiares en torno a una cena con abundantes platos típicos de ese día.

La cena consta de verduras de temporada, salsa de arándanos, pasteles y el principal plato: el pavo. Este último plato lo podemos sustituir por numerosos platos veganos y vegetarianos como el tofu o el seitán.

El puré de patata es plato seguro en una cena de acción de gracias, además de una buena guarnición para acompañar al plato principal.

La receta original esta sacada del blog: http://recetasamericanas.com/ , me encantan sus recetas y ya llevo tiempo haciendo algunas y salen genial, solo hay que cambiar algún ingrediente y podemos disfrutar de estas recetas americanas pero en su versión vegana.

PURÉ DE PATATAS AL ESTILO AMERICANO

INGREDIENTES:

  • 1 patata mediana por persona (4 en total)
  • 50 ml de margarina vegetal
  • 75 ml de nata vegetal o leche de coco
  • 25 ml de bebida vegetal (yo utilicé de avena)
  • sal y pimienta al gusto

ELABORACIÓN:

  1. Hervir las patatas. Yo las hice al vapor pero, se pueden hacer de las dos formas. Tanto para hervir como al vapor no pelo las patatas, solo las lavo antes de meterlas en la olla. Estarán hechas cuando se puedan pinchar fácilmente con el tenedor.
  2. Por otro lado en una sartén calentamos la nata, la leche y la margarina.
  3. Una vez las patatas estén listas las pelamos si las has cocinado con piel y las dejamos en la olla. Les añadimos la mezcla de la sartén y con un pasapuré, yo lo compre en el IKEA, machacamos las patatas.
  4. Añade más leche si fuera necesario.
  5. Sal y pimienta al gusto.

NOTAS:

Esta vez utilicé leche de coco, de esta que viene en lata, y quedó riquísimo. El coco le dio una textura y un sabor muy bueno, pero te tiene que gustar ya que su sabor se nota. Si el coco no es de tu agrado la nata de soja es tu opción.

La bebida vegetal igual, en casa tenemos de avena y de almendras pero para cocinar normalmente utilizo la de avena, tanto por su sabor que no se nota como por la textura.

Si no tenéis pasapurés, con mucha paciencia y brazo podéis machacar las patatas con un tenedor pero, os aseguro que si os compráis uno haréis más a menudo puré porque es una receta muy fácil y está deliciosa.

Y para terminar, si queréis que sea mas gordi el plato podéis ponerle por encima queso vegano rallado que se irá fundiendo con el calor y queda genial.

 

dulces·vegan

Bizcocho de yogur vegano

IMG_20181031_165448_673.jpg

Desde bien pequeñita en mi casa he ayudado a mi madre hacer el típico bizcocho de yogur, ese que con las medidas de un yogur tenias las cantidades de harina, azúcar y aceite, así sin más, sin comederos de cabeza con los gramos y miligramos.

Es una receta muy fácil de veganizar ya que se puede cambiar fácilmente el yogur lácteo por uno vegetal y los huevos por uno de sus múltiples sustitutos como el plátano, la chía, el lino…pero, me faltaba una cosa por probar y esta ha sido la ocasión perfecta: el aquafaba.

Me habían comentado que el aquafaba daba mucha esponjosidad a los bizcochos y quería verlo con mis propios ojos.

La verdad es que me he llevado una grata sorpresa porque da una esponjosidad estupenda y va a ser un buen sustituto del huevo en mis próximos bizcochos y tartas.

Tengo que seguir experimentando ya que no lo suelo utilizar mucho, lo siguiente que quiero hacer son los merengues y, si me salen bien, el siguiente paso sera hacer una tarta pavlova con nata de coco para chuparse los dedos y no compartir con nadie… es broma, les dejare probar un poquito.

Aprovechando que es Halloween, si, he subido una receta antes y ahora otra, ¡madre mía! , hoy estoy que me salgo, dos recetas en un día, jajajaja. Pues eso aprovechando esta festividad la mini friki y yo hemos decorado el bizcocho simulando que es un bichito, con una decoración fácil y sencilla para hacer con nuestros peques y que no requiere de muchos utensilios y materiales.

BIZCOCHO DE YOGUR VEGANO

INGREDIENTES:

  • 1 yogur vegetal natural o de sabor
  • 1 medida de yogur de aceite de girasol o de oliva (dependerá del gusto)
  • 2 medidas de yogur de azúcar blanco o integral
  • 3 medidas de yogur de harina blanca o integral
  • 80 gr. de aquafaba ya montada
  • 1 cucharada de esencia de vainilla
  • 1 sobre de levadura
  • el zumo de una mandarina o otro cítrico en caso de utilizar un yogur vegetal natural
  • margarina para engrasar el molde

DECORACIÓN: (optativa)

  • fondant de azúcar o pasta de azúcar de colores.
  • palillos de madera
  • chocolate negro para fundir

ELABORACIÓN: 

  1. Primero montaremos a punto de nieve, como si fueran claras, el aquafaba, en la receta de las tumbas de mousse de chocolate tenéis un poquito más de información sobre el aquafaba. Yo aprovecho y monto el liquido de todo un bote de garbanzos y hago más recetas con lo que me sobra.
  2. Cuando ya tenga más consistencia vamos añadiendo poco a poco el azúcar y la esencia de vainilla.
  3. Por otro lado mezclamos el yogur y el aceite.
  4. Añadiremos a la mezcla de arriba la harina y la levadura tamizada ( pasar por un colador). Dejamos la mezcla del aquafaba para el último paso.
  5. Si habéis utilizado un yogur con sabor perfecto pero, si por el contrario es natural le pondremos un poquito de sabor con el jugo de alguna fruta cítrica, en mi caso como empiezan a estar muy buenas las mandarinas he aprovechado la ocasión.
  6. Agregamos el jugo si es el caso.
  7. Y por último la mezcla de aquafaba con el azúcar y la esencia de vainilla. La vamos incorporando con movimientos emulgentes y muy lentamente para conservar la esponjosidad.
  8. Untamos un molde con margarina y se vierte la masa dentro. Introducimos en el horno, previamente calentado, a 180ºC durante 40 minutos.
  9. Para decorar podemos espolvorear azúcar glas o como en este caso, al ser Halloween, hemos derretido chocolate negro para echárselo por encima. Además de hacer con fondant de azúcar o pasta de azúcar unos aterradores ojos. Para las patitas hemos utilizado palillos de madera que hemos recubierto con fondant negro y los hemos pinchado en los laterales del bizcocho, ¡HORRIPILANTE! .

NOTAS:

Como pongo en los ingredientes podéis utilizar el azúcar y la harina que queráis, eso va a gustos.

Tema fondant y colorantes, tener cuidado, mirar siempre los ingredientes porque habitualmente el colorante rojo o también llamado E-120 y E-124 se crea a partir de un insecto llamado cochinilla, mirar siempre los ingredientes y preguntar en las tiendas de repostería.

Para engrasar el molde también podemos utilizar aceite.

Pasar un rato divertido con los peques decorando, ya no solo para Halloween para cualquier momento o festividad, es un recuerdo que nunca olvidareis.

 

dulces·vegan

Tumbas de Mousse de chocolate

 

IMG_20181031_124409_544.jpg

Cualquier día es bueno para hacer una receta pero, si es para una fecha especial como que nos da más carta blanca para realizar platos con los que deleitar a nuestros invitados.

Halloween es una de esas fechas. Podemos dejar libre nuestra imaginación y crear horripilantes platos con los que asustar a los más peques de la casa y los no tan peques.

Nosotros en casa lo celebramos viendo una maratón de películas de terror, primero aptas para todos los públicos y una vez que la mini friki se ha dormido comienza el verdadero terror, ¡¡¡¡¡buajajajaja!!!!!

Halloween no es una fiesta creada por los grandes almacenes (aunque ellos hayan aprovechado el tirón para hacer el agosto). Esta festividad se remonta a la época de los Celtas. Era una festividad conocida como Samhain que se traduce como fin del verano. Se celebraba el final de las cosechas y comenzaba el año nuevo celta.

Se creía que en estas fechas la línea entre este mundo y el mundo espiritual se estrechaba dejando pasar a los espíritus, tanto buenos como malos. Por este motivo celebraban banquetes para honrar a sus antepasados. Para alejar a los espíritus malignos se cree que utilizaban horrorosas máscaras y trajes para que estos creyeran que también eran espíritus como ellos y alejarlos. También colocaban velas en las puertas de las casas para alumbrar el camino y que la luz impidiera que la oscuridad penetrara.

Ya veis que las festividades que celebramos actualmente tienen un pasado más antiguo de lo que creemos, así que os invito a todos a investigar ya que el saber es poder.

Y después de la parrafada, que espero que hayas aguantado, llega la receta de estas tumbas de mousse de chocolate que están para chuparse los dedos.

TUMBAS DE MOUSSE DE CHOCOLATE.

 

INGREDIENTES:

  • Un bote de aquafaba (es el líquido de cocción de los garbanzos)
  • 100 gr. de chocolate negro para fundir
  • 2 o 3 cucharadas de azúcar moreno
  • 1 cucharada de esencia de vainilla
  • galletas oreo
  • galletas tipo maria rectangulares
  • 2 cuadrados de chocolate negro para fundir

ELABORACIÓN:

  1. El aquafaba como bien he dicho es el líquido de la cocción de los garbanzos, podemos utilizar el nuestro casero o si nunca lo habéis utilizado mejor probar primero con un bote de garbanzos ya cocidos, de los que venden en el supermercado. En un cuenco colamos los garbanzos y nos quedamos con el líquido, podéis aprovechar ese día para hacer alguna receta con ellos como hamburguesas de garbanzos o algún tipo de potaje.
  2. De mientras ponemos a hervir agua para poder derretir el chocolate al baño maría. Evitar siempre que entre agua en el cuenco donde colocamos el chocolate.
  3. Una vez ya tenemos el chocolate derretido, también lo podemos hacer en el microondas pero yo siempre lo hago a la vieja usanza, dejamos que se ponga a temperatura ambiente.
  4. Seguimos con el aquafaba, lo que vamos a hacer con él es montarlo con las varillas de la batidora como si de las claras de huevo se tratasen. Comenzaremos a velocidad baja e iremos aumentando progresivamente. Tiene que quedar como el punto de nieve de las claras.
  5. Una vez ya haya subido iremos agregando poco a poco el azúcar moreno y la esencia de vainilla.
  6. Cuando ya esté todo integrado y el chocolate a temperatura ambiente, nunca caliente, iremos echando poco a poco el chocolate y lo mezclamos con una espátula de silicona con movimientos emulgentes y sin ninguna prisa.
  7. Con todos los ingredientes ya mezclados los colocaremos en porciones en los moldes que hayamos elegido y los reservamos.
  8. Ahora vamos a crear nuestra tierra de cementerio con las galletas oreo. Separaremos la crema de las galletas quedándonos solo con la base de chocolate. La cantidad de galletas que necesitaremos depende del tamaño de los moldes, pero os puedo decir que para dos moldes como los de las fotos he utilizado 4 galletas y los he llenado bastante. Podéis triturarlas en un procesador de alimentos, con un mortero o en una bolsa dándole mamporros con el rodillo de cocina.
  9.  Con los dos cuadrados de chocolate negro que nos quedan los ponemos al baño maría ( podéis derretir toda la cantidad de chocolate al principio con la otra cantidad pero, recordar guardar un poco para hacer este paso), y con este chocolate y un sencillo palillo iremos escribiendo en las galletas tipo maria rectangulares las iniciales R.I.P .
  10. Y ya casi estamos, colocamos las galletas o lápidas en un lado del molde, sumergimos la galleta en la mousse hasta casi llegar a las iniciales. Después echamos las galletas oreo o tierra de cementerio sobre la mousse y ¡listo!

NOTAS.

Si utilizas el aquafaba de un bote de garbanzos comprar uno que sea bueno, es decir si es bio mucho mejor.

El chocolate que utilizo es negro de alto porcentaje de cacao mínimo 70% para arriba, si sois lactovegetarianos podéis utilizar un chocolate con leche para fundir.

Se puede echar más azúcar si sois muy dulzones y al ser aquafaba y no huevos se puede ir probando la mezcla para ir rectificando el dulzor.

Las galletas oreo son veganas así que no hay ningún problema pero las galletas tipo maría no todas lo son, así que cuando vayáis a comprar mirar siempre los ingredientes.

También podéis poner el chocolate derretido en una manga pastelera con una boquilla  para hacer las iniciales de las lápidas.

¡Feliz dia de Halloween!

 

 

 

dulces·vegan

Paté dulce de zanahoria

 

IMG_20181004_080652_823.jpg

¿No os ha pasado que vas a hacer una receta nueva y en vez de que salga la que ibas a hacer aparezca una nueva? Pues este es mi caso, por una cosa o por otra iba a hacer unas bolitas energéticas de zanahoria con mi peque y acabamos descubriendo algo mejor, este paté dulce de zanahoria que acompañamos con unos bastoncillos de pan de sésamo, el conjunto estaba para morirse.

Es una receta muy fácil y rápida que podemos degustar como he dicho con unos bastoncillos de pan, en tostadas, en tortitas de arroz o incluso con unos trozos de manzana, para los más pequeños de la casa puede llegar a ser un desayuno o una merienda estupenda.

Es aconsejable comerlo el mismo día de su elaboración o como muy a tardar a la mañana siguiente ya que con el frío de la nevera cambia un poco el sabor.

PATÉ DULCE DE ZANAHORIA.

INGREDIENTES:

  • 60 gr. avena
  • 2 zanahorias
  • 1 cucharada de mantequilla de cacahuete
  • 50 gr. dátiles

ELABORACIÓN:

  1. Pelamos y troceamos las dos zanahorias.
  2. En un procesador de alimento o en su defecto en una batidora añadiremos todos los ingredientes y trituramos hasta conseguir una pasta sin grumos.

NOTAS:

Como veis es una receta super sencilla y rápida.

Para este tipo de patés o incluso para hacer vuestra propia mantequilla de cacahuete recomiendo que compreis un procesador de alimentos ya que os facilitará mucho las cosas, si lo hacéis con la batidora clásica o con la americana ir poco a poco para no estropearla.

Se puede cambiar la mantequilla de cacahuete por otra mantequilla de frutos secos como la de almendras, seguro que quedará igual de buena.

Si os queda muy espesa podéis echar una o dos cucharadas de leche vegetal para que quede más suave.

Disfrutar de esta receta que salió por casualidad y de la que me he enamorado totalmente.

“Cocinar es hacer trozos de amor comestibles” y encima sin crueldad es una maravilla.

¡A disfrutar!

 

 

aperitivos

Croquetas de Polenta

IMG_20180913_203229_535.jpg

Me hace muchísima ilusión traer esta receta al blog, los que me seguís por Instagram ya la habréis visto ya que participe con ella en un concurso que hacía la marca Biográ, especialistas en productos alimenticios biológicos, de la cual soy consumidora desde hace mucho tiempo. El concurso consistía en hacer una receta que llevara uno de sus productos y yo elegí la polenta, un alimento que desde hace relativamente poco se ha convertido en un indispensable en mi despensa.

La polenta es un plato sencillo de harina de maíz hervida, con un gran aporte calórico, rico en carbohidratos de absorción lenta que son aquellos que nos aportan mucha energía de manera continuada y que nos sacian durante más tiempo.

Así que sin más rodeos vamos al lío y cocinemos juntos unas deliciosas croquetas de polenta.

CROQUETAS DE POLENTA.

INGREDIENTES:

  • medio calabacín
  • medio pimiento rojo
  • 1 pimiento verde
  • 2 zanahorias
  • media cebolla
  • 1 taza de polenta
  • 2 tazas de agua
  •  sal
  • pimienta
  • ajo en polvo
  • pan rallado
  • harina de garbanzo
  • sal negra india o Kala Namak

ELABORACIÓN:

  1. Picamos las verduras bien pequeñas y hacemos un sofrito con ellas.
  2. Por otro lado hervimos las 2 tazas de agua y en cuanto rompa a hervir echamos la taza de polenta y apagamos el fuego. Removemos hasta conseguir una pasta.
  3. En un cuenco mezclamos las verduras con la polenta ya hecha y le añadimos la sal, el ajo en polvo y la pimienta. Dejaremos que se enfríe.
  4. De mientras preparamos el rebozado,  en un plato pondremos el pan rallado y en el otro la harina de garbanzo mezclada con agua y una pizca de sal negra india o Kala Namak. No os pongo las medidas porque siempre lo hago a ojo, tiene que quedar como si fuera la consistencia de un huevo, ni muy espesa ni muy líquida. La sal negra aporta un sabor muy parecido al huevo por eso lo utilizo en los rebozados o para la tortilla de patatas vegana, pero si no tenéis podéis prescindir de él.
  5. Con la mezcla ya fría procedemos a hacer bolas o croquetas y las pasamos primero por la harina de garbanzo y luego por el pan rallado.
  6. Una vez listas tenemos dos opciones o freírlas como cualquier croqueta o su versión más light, darles una pincelada de aceite de oliva y meterlas en el horno hasta que estén doraditas, yo opto casi siempre por esta opción, y ¡ listas!

NOTAS:

Podéis echar las verduras que queráis: puerros, setas, champiñones…

Si coméis huevo podéis rebozarlas con él pero probar la mezcla de garbanzos a mi me tiene enamorada.

Con las especias lo mismo, yo he puesto estas pero podéis poner perejil, comino, cebolla en polvo… lo que se os ocurra ir probando hasta encontrar vuestra croqueta perfecta.

 

 

 

aperitivos

Falafel

IMG_20180917_072151_604.jpg

¡Hola a tod@s! Hoy vamos a hacer una receta que en casa nos encanta, esas bolitas de garbanzos que nos vuelven locos y que tan de moda están gracias a los restaurantes vegetarianos y veganos.

La receta es bastante sencilla y podemos hacer gran cantidad y congelarlo. Se puede acompañar con salsa de yogur o tahini, meterlo en pan de pita con vegetales, acompañarlo con arroz o simplemente de tapa cuando tenemos invitados en casa.

En este post además de la receta del falafel también tendréis abajo la receta de salsa de yogur vegana que utilizo yo para acompañar, hacen la pareja perfecta.

Y sin más rodeos nos ponemos manos a la obra.

FALAFEL.

INGREDIENTES:

  • 500 gr. de garbanzos
  • 2/3 de cebolla
  • 1/2 taza de perejil
  • 1/2 taza de cilantro
  • 3 dientes de ajo
  • 2 cucharaditas de comino
  • 1 taza de pan rallado
  • 1 cucharada de bicarbonato de sodio
  • 1 cucharadita de sal
  • pimienta al gusto
  • 1/2 cucharadita de  cayena molida o cambiarlo por pimentón dulce
  • aceite

ELABORACIÓN:

  1. Dejamos en remojo los garbanzos toda una noche.
  2. Al día siguiente, lavamos los garbanzos y los colocamos en un cuenco bastante grande ya que vamos a añadir en este todos los ingredientes de la lista.
  3. Picamos la cebolla, el perejil, el cilantro y el ajo y lo añadimos a los garbanzos.
  4. Terminamos de añadir todos los ingredientes que faltan. La cayena molida es una especia picante la podéis cambiar por pimentón dulce si no os gusta.
  5. Una vez tengamos ya todos los ingredientes vamos a triturarlos. Si no tenéis una batidora potente aconsejo o ir haciéndolo poco a poco, apagando la batidora para dejarla descansar o hacerlo por tandas y luego mezclarlo todo, el garbanzo se ha ablandado con el agua pero no deja de ser un ingrediente bastante duro, podéis llegar a quemar la batidora, tener cuidado.
  6. Cuando ya tengamos la pasta de garbanzos hecha la dejaremos en la nevera un rato.
  7. Ya pasado el tiempo haremos bolitas de garbanzos, el tamaño el que queráis yo soy partidaria de hacerlas más bien pequeñas.
  8. Pondremos abundante aceite en una sartén e iremos friendo nuestro falafel. Si queréis congelar una parte no hace falta hacerlas, directamente después de hacer las bolitas las ponemos en un tupper y al congelador.
  9. En un plato pondremos papel de cocina para cuando saquemos el falafel de la sartén absorba el aceite restante. Y ya podemos disfrutar pero, nos falta la salsa para acompañar así que vamos allá :

SALSA DE YOGUR VEGANA:

INGREDIENTES:

  • 125 gr. de yogur vegetal sin azúcar
  • medio limón
  • pimienta
  • sal
  • menta picada
  • un chorrito de aceite

ELABORACIÓN:

En un cuenco mezclamos todos los ingredientes y dejamos reposar en la nevera.

NOTAS:

La receta de yogur vegana es fácil y rápida y no solo nos sirve para el falafel yo recurro a esta receta muy a menudo para acompañar el tofu o el seitán porque está buenísima.

No hay que añadir mucho más es una receta muy fácil y deliciosa y que espero que os encante y disfrutéis mucho de ella.

dulces

Bizcocho de zanahoria vegano.

IMG_20180912_104756_862.jpg

La Carrot Cake o pastel de zanahoria está muy de moda y no es para menos, estamos hablando de disfrutar de un esponjoso bizcocho relleno de una buttercream de queso o, de su versión vegana tan buena como la original, que crea la combinación perfecta.

Pero, si no tenemos tiempo para hacer una Carrot Cake podemos hacer esta receta para quitarnos el mono de esta maravillosa tarta, no se si os habéis dado cuenta pero me gusta bastante la Carrot Cake. Prometo subir la receta de esta más adelante para que tengáis las dos opciones.

Pues nos ponemos al lío, delantal, manos limpias y a cocinar.

BIZCOCHO DE ZANAHORIA VEGANO.

INGREDIENTES:

  • 300 gr. de harina blanca o integral
  • 270 gr. de azúcar moreno
  • 300 gr. de zanahoria
  • 200 ml. de agua
  • 180 gr. de aceite de oliva
  • 1 cucharadita de café de sal
  • 1 c.c. de canela
  • 1 c.c. de esencia de vainilla
  • 1 c.c. de jengibre
  • 1 cucharadita de postre de bicarbonato
  • 1 c.p. de levadura

ELABORACIÓN:

  1. Pelamos las zanahorias y las cortamos en rodajas. Si tenéis una batidora de vaso colocamos las zanahorias dentro, si no es el caso, la batidora de mano nos sirve igual así que utilizaremos un bol para depositar las zanahorias dentro.
  2.  Añadiremos a las zanahorias el agua, el aceite y la esencia de vainilla y trituramos todo hasta que esté líquido.
  3. En otro cuenco mezclamos la harina, el azúcar, la sal, la canela, el jengibre y la levadura.
  4. Mezclamos la mezcla de las zanahorias con la  mezcla de la harina, se puede hacer a mano pero es mejor coger la batidora y si esta tiene varillas de amasar masa mucho mejor, son los ganchos en forma de espiral.
  5. Una vez que ya esté todo integrado engrasamos el molde, lo podemos hacer con aceite de oliva o con margarina vegetal. Para este bizcocho utilizo el molde de Plum Cake, el que es largo y rectangular pero, podéis utilizar cualquiera que tengáis por casa. Vertemos la masa en el molde.
  6. Precalentamos el horno a 180ºC, una vez que ya esté caliente metemos el molde dentro y en unos 40 minutos tendremos hecho este rico bizcocho. Vigilar el tiempo del horneado porque cada horno es distinto, estar atentos.

NOTAS:

Podéis utilizar tanto la harina de trigo como la integral, yo recomiendo la integral porque queda igual de bien y nos aporta mucha más fibra. En casa hacemos mucho esta receta ya que a la peque le viene genial cuando sufre algún cuadro de estreñimiento.

Tema azúcar, yo os he puesto la cantidad de azúcar que lleva la receta original pero, como os he dicho hacemos esta receta muy a menudo y no me gusta echarle tanto azúcar.  Nosotros solemos echar unos 60 gramos, la diferencia es grande pero, nos gusta igual ya que la zanahoria de por sí es dulce, contiene 4,74 gramos de azúcar por cada 100 gramos. Podéis ir probando con las cantidades dependiendo de lo dulzones que seáis pero ya os digo que no le hace falta tanto azúcar. También podéis cambiar el azúcar por otros sustitutos .

Yo utilizo aceite de oliva para casi todos los bizcochos pero hay gente que nota mucho el sabor fuerte de este así que se puede cambiar por aceite de girasol, recomiendo mejor el de oliva es mucho más sano y natural.

Para saber si un bizcocho está hecho tenemos que introducir un palillo en este, si sale limpio el bizcocho está hecho si no, lo dejaremos unos minutos más hasta que esté listo.

Vais a poder disfrutar de un bizcocho de zanahoria esponjoso por dentro y un tanto crujiente por fuera, que va a gustar tanto a niños como a adultos. A este no hace falta acompañarlo con la buttercream que lleva las típicas Carrot Cake pero si os animáis a hacerla la podéis echar por encima sin necesidad de tener que partir el bizcocho en dos, quedará genial.

Sólo queda disfrutar de un buen trozo de bizcocho acompañado de una taza de té.

¡ Que aproveche!

 

 

embutidos

Chorizo vegano

IMG_20180909_192606_517.jpg

Cuando decidí hacerme vegetariana supe que echaría de menos ciertos alimentos pero que todo era cuestión de buscar sabores parecidos en productos de origen vegetal.

Al principio fue complicado, ya sea por ignorancia o también porque hace unos años tampoco teníamos tantas opciones como hoy en día. Uno de mis productos más deseados pero a la vez más cárnicos era el chorizo. Soy de Zaragoza y ahí se come mucho tanto el chorizo como la longaniza al fuego o a la sartén, en las migas, en los potajes… en fin en todas sus formas.

Recuerdo la primera vez que descubrí un chorizo vegano, fue en un BioCultura de Barcelona. En cuanto lo probé casi me echo a llorar, no podía creer que estuviera comiendo chorizo y encima sin crueldad. Lo gracioso de todo fue que al comprarlo me di cuenta en el paquete que los creadores de ese maravilloso chorivegano eran aragoneses como yo, jajaja, casualidades de la vida.

A lo largo de los años he ido comprando este tipo de alimentos ya elaborados pero, como me considero una mujer muy apañada decidí elaborar mi propio chorizo.

He de decir que mis versiones siempre me han gustado, he ido cogiendo cosillas de varias recetas pero, desde que descubrí esta receta ya no he vuelto a hacer ninguna más,  me tiene enamorada tanto a mi como a familiares y amigos.

Mi marido me regaló un magnífico libro: Carnicería Vegana de Sébastien Kardinal y Laura Veganpower, os lo recomiendo encarecidamente. Es el mejor libro sobre proteína vegetal que he leído y tiene unas recetas para chuparse los dedos.

De este libro os traigo la receta de chorizo, perfecto para comer tanto en bocadillos, lentejas, pizzas, potajes… en fin donde se os pueda ocurrir, así que vamos al lío.

CHORIZO VEGANO.

INGREDIENTES:

  • 4 pimientos rojos ( si son muy grandes podéis utilizar 2 o 3)
  • 30 ml. de aceite de oliva
  • 1 diente de ajo
  • 150 ml. de agua fría
  • 300 gr. de gluten de trigo
  • 5 gr. de pimentón de la vera picante
  • 15 gr. de pimentón de la vera dulce
  • 15 gr. de sal
  • 2 gr. de tomillo
  • 3 gr. de comino

ELABORACIÓN:

  1. Limpiamos los pimientos y los cortamos en trocitos. En una olla calentamos el aceite y, con la tapa puesta doramos los pimientos y el ajo pelado y machacado, a fuego medio, durante 20 minutos. Cuando ya estén hechos los trituramos con el agua y reservamos.
  2. Mezclamos el gluten de trigo, los dos tipos de pimentón y la sal. En un mortero molemos el tomillo y el comino y lo agregamos a la mezcla.
  3. Añadimos el puré de pimientos y lo amasamos todo hasta obtener una masa firme y elástica. Ahora dividimos la masa en dos y le damos forma de chorizo apretándolo con papel film, así saldrán dos chorizos grandes tipo a los de la foto, si queréis podéis dividirlo en porciones más pequeñas y hacer chorizos individuales. Sellar las puntas con cordel de cocina.
  4. Cocer los dos chorizos al vapor durante una hora, retirar el papel film y dejar que se enfríen.

NOTAS:

Se puede utilizar papel vegetal en vez de papel film para envolver los chorizos.

Si hacéis la receta así os saldrá un chorizo normal pero, si se invierten las cantidades de pimentón de la Vera dulce y picante tendréis un chorizo más picantón. Si queréis probar las dos opciones para ver cual os gusta más podéis dividir la masa en dos ( antes de echar el puré de pimientos ), y en cada una echar la cantidad de pimentón deseada, luego echar el puré de pimientos y amasar.

Se conserva muy bien en la nevera y es ideal para los bocadillos, en la pizza queda genial y que decir en el potaje ahora que se acerca el invierno.

Vuestros invitados se quedarán alucinando con lo bueno que está y lo mejor de todo que podemos disfrutar del chorizo sin ningún tipo de crueldad.

¡Que aproveche!